lunes, 9 de junio de 2014

15 años de Museo F.C. Ponferrada (Y III): Los edificios

Tercer capítulo de la serie dedicada al decimoquinto aniversario del Museo del Ferrocarril de Ponferrada, cumplido el 26 de mayo de 2014. En esta ocasión, nos dedicaremos a describir los tres edificios que conforman el conjunto de las instalaciones del Museo.
Vista trasera de la lonja de vehículos, con la salida de sus cuatro vías a la explanada exterior, cementada en 2010. En la actualidad, toda la lonja se encuentra acristalada. En origen tan solo una reja separaba la colección de la intemperie.

El edificio de estación

Son tres los edificios que actualmente conforman el complejo del recinto museístico, dos de ellos de nueva construcción y el tercero original de la construcción del ferrocarril. La inversión resultante fue de 177 millones de pesetas, en los cuales 35 son los dedicados a la rehabilitación de la estación original. Toda la obra fue ejecutada por la empresa abulense Volconsa, que para el edificio de la estación subcontrató a Detratec.
Foto de la época de la construcción del ferrocarril, datada en torno a 1918, en la que se aprecia la configuración inicial de varias estaciones del ferrocarril, con un único cuerpo dividido en dos alturas. Posteriormente todas las estaciones fueron ampliadas a una planta rectangular de planta baja y una altura completa. Esta fotografía y varias de las siguientes han aparecido en el grupo de Facebook "(Nuevo) Fotos antiguas de Ponferrada y El Bierzo" que ya en varias ocasiones anteriores hemos recurrido para completar aspectos históricos de nuestros textos. En dicho grupo, además de mayor cantidad de fotografías, se muestra el origen de las mismas. Frecuentemente las fotografías se recopilan en la web Memoria Fotográfica Berciana.

La estación de Ponferrada MSP en funcionamiento. Se observa el desplazamiento de las vías, que no están centradas respecto al edificio. Faltan dos más a la derecha de la fotografía. El quiosco de la izquierda aparece en una de las fotos siguientes.
La estación ya abandonada, con sus entradas inferiores tapiadas, y una de las Macosa tipo Krauss como muestra de la colección de locomotoras de vapor apartadas en la playa de vías de la estación.

La plazoleta posterior de la estación también ha cambiado mucho su fisonomía. Desapareció la isleta central, y todas las calles que rodean al museo son de doble carril. Una fina cintura vegetal también rodea las instalaciones.
El tren correo recién llegado a Ponferrada. Era habitual su salida y llegada desde la vía 1 de la estación. Esta fotografía pertenece a la web alemana http://www.drehscheibe-foren.de/foren/
Esta fotografía con leyendas actuales impresas también muestra la situación original, mejor en 1918 antes de la inauguración del ferrocarril, y la vista trasera de la estación.
En esta fotografía de Jean-Pierre Dumont se aprecia el muelle de mercancías a la derecha, que fue derribado para permitir la construcción de la lonja ferroviaria y la nueva calle adyacente al museo.
Este edificio, por tanto de aproximadamente 1918, es el que anteriormente hacía las funciones de estación del ferrocarril de Ponferrada, en donde se ubicaban algunas oficinas así como las dependencias de circulación, taquilla, facturación y sala de espera.
Inicialmente estaba dividido en dos cuerpos, uno de una altura y otro de dos, al igual que otros edificios similares de la línea como la estación de Villablino, pero fue ampliado para conformar el único cuerpo actual. Esta es la razón de conservar en mitad de su planta un grueso muro transversal.
La rehabilitación del edificio respetó en gran parte las divisiones originales y elementos particulares como el ventanuco de venta de billetes de la taquilla, o la entrada redondeada de la zona de las escaleras, también su barandilla.
Se crearon nuevos espacios adaptados a la función de Museo que ocupa actualmente el edificio. En la parte baja se encuentra la recepción, taquilla y tienda, los aseos y la zona de exposición en tres dependencias comunicadas.
Con la lonja ferroviaria casi terminada, se ultimaba en 1998 la rehabilitación interior y exterior del edificio de estación.
Comienzo de la decoración en amarillo con bordes rojos del edificio de estación. Los nuevos viales alrededor del museo elevaron su cota respecto a las calles originales, como se aprecia en los escalones y rampa en el centro de la imagen.

Últimos retoques a la pintura exterior para finalizar la restauración del edificio. En esta fachada va montado un gran logotipo del museo en chapa cortada a láser.
Una escalera con hueco interior da acceso al piso superior, cuya mitad es una sala de exposiciones o conferencias, y la otra mitad se reparte entre los despachos de dirección, conservación, biblioteca y archivo.
El edificio, gris en origen, fue decorado inicialmente en colores amarillo con esquinas y marcos en rojo, teniendo actualmente y desde la reforma de 2010 dos tonos claros. Se respetaron los característicos letreros con el nombre de la estación y se dotó de campana y reloj su exterior.
Una doble valla separa y protege el espacio entre estación y lonja.
Aspecto actual del edificio del museo, que ya pudimos observar en el primero de los tres artículos dedicados al 15 aniversario del centro.
La Lonja ferroviaria
Edificio peculiar, se trata de una nave compuesta por pilares de hormigón, a dos aguas principales con otro tejadillo de menor altura en los laterales, cubierta con cerchas metálicas y placas también de chapa. Longitudinalmente, la nave posee un cuerpo central de planta cuadrada con cubierta a cuatro aguas de mayor altura que el resto de la nave. El cierre original era una rejilla de trama cuadrada de acero, con varias puertas distribuidas en su perímetro, y con persianas metálicas en la salida de las vías al exterior. El hormigón no está recubierto, y cubierta, cerchas metálicas y cierre son de color rojo.
La nave mide, según fuentes, 107 ó 110 metros de largo por 22 ó 22,5 de largo, sumando 2407 metros cuadrados de superficie interior.
De nuevo del grupo de Facebook referido anteriormente, situación original del emplazamiento de la actual lonja ferroviaria, con el quiosco que veíamos en las imágenes anteriores que nos sirve para ubicar y calibrar distancias. Todos los edificios del fondo fueron derribados.
El interior alberga cuatro vías, una de las cuales, la de lado izquierdo entrando en la lonja desde el edificio, es de vía ancha o ancho ibérico, con un pequeño tramo estuchado de vía de tipo minero o 600 mm. de ancho de vía. Las otras tres vías son de ancho métrico. Las vías están dispuestas en parejas, rodeadas por tres andenes que forman en general una “M”.
Inicialmente se disponía una pasarela en cada pareja de vías, accionable mediante una polea motorizada para poder izarse y dejar libre las vías, hasta la cubrición total del cuerpo más alejado del edificio de estación con un tablado de madera que permite la celebración de eventos de todo tipo.
Una vez finalizada la obra de la lonja ferroviaria, la urbanización del entorno, con nueva calle y aparcamiento, requirió nuevas conducciones soterradas. En el exterior del museo la MSP 55 de vía ancha, de la que hemos hablado ya en este blog, y que permaneció en ese lugar largo tiempo.
Recién acabada la obra de la lonja, todavía no se habían trasladado a las inmediaciones de La Placa las locomotoras que no habían sido seleccionadas para su restauración, como se aprecia en la locomotora de vía ancha de la derecha, o la Baldwin que aparece a la izquierda de la imagen.
Durante el cierre del año 2010 a 2011, se procedió al cierre de todos los huecos del museo, por el interior de la reja metálica, con cristaleras y chapados. Esta, que era una reivindicación histórica del Museo, permitió mantener una temperatura más agradable durante todo el año y eliminar ruidos y suciedad en los vehículos. Además, evita dar la sensación de haber visitado el museo con dar una vuelta por su exterior. No obstante, antes del cierre de 2010, una pequeña parte alrededor de la ubicación del CTC, en la parte central, ya había sido acristalada tras un choque de un coche que no frenó a tiempo en la calle adyacente y acabó empotrando su vehículo en el interior del Museo.
Imagen imposible de obtener hoy en día, de la lonja totalmente vacía, recién acabada su construcción.
Otra imagen de la lonja vacía recién terminada.

En la actualidad, el tercio trasero de la lonja monta una estructura de tableros cubriendo las vías, que permite el montaje de todo tipo de eventos a cubierto, en un gran local diáfano, durante todo el año. Las circulaciones ferroviarias están garantizadas puesto que toda la estructura de madera es abatible.
La construcción de esta lonja supuso el derribo del largo edificio que hacía las funciones de almacén de mercancías, que quizá se hubiera podido aprovechar para el Museo como zona de exposiciones.
Estación arte
El Plan E del anterior gobierno trajo a este Museo un nuevo edificio, además de pavimentar con cemento pintado el área de vías del exterior del Museo, desde entonces recortado en longitud.
El nuevo edificio respeta la fisonomía de la lonja, tanto en la estructura principal de hormigón visto, como en carpintería metálica y cubierta de acero pintado en rojo. En su interior, la mayor parte está dedicada a exposiciones temporales, mientras que la otra posee espacios logísticos como almacén o recepción.
Edificio "Estación Arte" en la parte más alejada del edificio de la estación. Construido en 2010 con fondos procedentes del "Plan E". Se recortó la longitud disponible de vías para movimientos del museo, pero se ganó un nuevo espacio para cualquier tipo de eventos para la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada